El camino alegre

Cover
Editorial Noguer, 1962 - 559 Seiten
 

Was andere dazu sagen - Rezension schreiben

Es wurden keine Rezensionen gefunden.

Ausgewählte Seiten

Häufige Begriffe und Wortgruppen

Beliebte Passagen

Seite 48 - Mal te perdonarán a ti las horas, las horas que limando están los días, los días que royendo están los años.
Seite 196 - Al olmo viejo, hendido por el rayo y en su mitad podrido, con las lluvias de abril y el sol de mayo algunas hojas verdes le han salido.
Seite 197 - Antes que te derribe, olmo del Duero, con su hacha el leñador, y el carpintero te convierta en melena de campana, lanza de carro o yugo de carreta; antes que rojo en el hogar, mañana ardas, de alguna mísera caseta...
Seite 197 - ... la mar te empuje por valles y barrancas, olmo, quiero anotar en mi cartera la gracia de tu rama verdecida. Mi corazón espera también, hacia la luz y hacia la vida, otro milagro de la primavera.
Seite 197 - Duero, con su hacha el leñador, y el carpintero te convierta en melena de campana, lanza de carro o yugo de carreta ; antes que rojo en el hogar, mañana, ardas de alguna mísera caseta, al borde de un camino ; antes que te descuaje un torbellino y tronche el soplo de las sierras blancas; antes que el río hasta la mar te empuje por valles y barrancas, olmo, quiero anotar en mi cartera la gracia de tu rama verdecida. Mi corazón espera también, hacia la luz y hacia la vida, otro milagro de la primavera.
Seite 471 - Acordaos, ¡oh piadosísima Virgen María!, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestra asistencia y reclamando vuestro socorro, haya sido abandonado de Vos.
Seite 9 - ¿Quién hay que sepa si ha de anochecer la mañana que se levanta? Toda la vida es un día. Ayer fuiste moza, y hoy no te atreves a tomar el espejo, por no ser la primera que te aborrezcas. Más justo es agradecer los desengaños que la hermosura. Todo llega, todo cansa, todo se acaba.
Seite 337 - ... infinito a clavarse en mis ojos, al fin: el cansancio del día que muere y el del alba que debe venir; ¡el cansancio del cielo de estaño y el cansancio del cielo de añil! Ahora suelto la mártir sandalia y las trenzas pidiendo dormir. Y perdida en la noche, levanto el clamor aprendido de Ti: ¡Padre Nuestro que estás en los cielos, por qué te has olvidado de mí!
Seite 522 - instrumento escogido me es éste, para que lleve mi nombre en presencia de 'los Gentiles, y 'de reyes, y de los hijos de Israel; 16 Porque "yo le mostraré cuánto le sea menester que padezca por mi nombre.
Seite 80 - ... su hija, cuando se había servido otro tequila. "Esta muchacha tonta, no sabe cómo lo mortifica." Ezequiel, era evidente, se burlaba de ella. Iba a venir, y haría lo que ella más odiaba: una escena violenta, gritar y gritar, y lo oirían todos, sus hijos, la servidumbre, los vecinos. Al pensarlo se acercó a la ventana que daba a la calle, y la cerró bien. Luego volvió a abrirla, la entrevista no sería en el comedor, sería en la estancia. Al llegar Ezequiel iba a gritarle que bajara, y...

Bibliografische Informationen